Granada Jam


Hola, queridos lectores, siendo el gran parón del blog pero tenía que dedicarme a tiempo completo al trabajo de final de máster. Y si por fin es oficioso el hecho de que soy científica de datos. ¡¡Yey!!¡Y para celebrarlo no hay nada mejor que una gamejam! 
EL fin de semana pasado tuvo lugar en las instalaciones de Estudios Nemo la última edición de la Granada Game Jam , cuyo tema fue elegido por el youtuber Fernando Ruiz “¿Quién soy yo?” Esta gamejam fue la primera jam a la que fui con un grupo ya elegido y realmente bien equilibrado. Estaba compuesto de Sergio Linares , Elena García  con la que ya había desarrollado Kinectic Cauldron y Eduardo Sánchez  con el que estoy desarrollando actualmente el Proyecto Mandala. Entre todos creamos No sé lo que hice el último verano.
A partir del tema pasamos por las ideas que todo el mundo en occidente tiene el típico quien es quien, el juego en el que tienes que adivinar haciendo preguntas sobre una imagen que todo el mundo ve mientras. También caímos por mecánicas que nos gustan a cada uno especialmente como generación procedural, comportamiento gregario y no sé ni cómo llegamos a un simulador de borrachera. 
El jugador descubre una notificación de youtube titulado “Borrachos se ponen en ridículo”…en su móvil tras una noche de resaca. El juego comienza con una casa con cuatro personajes que andan deambulando y bebiendo por toda la casa y se encuentran con una serie de peligros que los ponen en ridículo. El objetivo es quedar el último y ser el que graba a todos los demás.
Al comienzo del desarrollo parecía que íbamos a tener muchos problemas para trabaja Sergio y yo por nuestros estilos de programación tan distintos y la formación de programación que tenemos. Pero resultó que no, él estaba más cómodo programando la parte gráfica y de audio mientras que yo me encargué de la inteligencia artificial del juego y nos sentábamos para las partes que tenían que interaccionar, o directamente le dejaba una interfaz últra cómoda (y limpia) de hacer lo que quería.
Como en toda jam existen sus momentos bajos y altos. Yo en esta tuve dos, el del sábado por la noche cuando peté, tanta horas trabajando + hambre + calor + incienso irrespirable es lo que tiene, y el domingo por la noche cuando Collab explotó.
Dejadme que me explique mejor, Collab es una extensión de Unity que permite de una forma integrada lo que hace cualquier gestor de versiones como Github. Collab está en fase beta pero Eduardo, que ya tuvo una mala experiencia con él en la Global Game Jam, no se había rendido con él y lo usamos. Todo iba bien mientras solo se encargase de fusionar scripts y de actualizar prefabs. Pero el domingo por la mañana, mientras le daba las últimas puntadas a la inteligencia artificial, uno de los prefabs de Eduardo se estropeó y resultaba que era con el que Sergio y yo estábamos haciendo las pruebas, lo que nos obligó a revertir a una versión anterior, donde el prefab si que funcionaba, pero todos aquellos scripts que aún no había comprometido en el sistema de control de versiones habían desaparecido. Sin una notificación de que los iba a perder, ni que los comprometiera antes …  Todo el trabajo de una mañana tirado por el desagüe. (A todas estas, me llega a mis oídos que lo han arreglado ahora (¡¡¡¡Lo necesitaba hace dos días Unity!!!) 😐 Pero ya Collab no tiene mi confianza)
Conseguí reprogramar la gran mayoría del código pero el control de errores que había hecho esa mañana era más robusto que con el que acabamos la noche.
Y esa es la historia de mi primer simulador, queda mucho que depurar y trabajo por hacer para terminar de nivelarlo bien pero mientras nos encargamos de ello en nuestros ratos libres podéis contentaros con ver el gameplay presentado por Eduardo en mi página de Facebook .
No puedo despedirme sin dejar patente, muy patente que Elena es una MARAVILLOSA ARTISTA. Por mucho que dijese, yo no he tocado pixel art esto es un experimento para mí, el juego está super bien hecho, super mono y TODO SE LO HA CURRADO ELLA SOLA.
Enlace a la página de Itch.io para la descarga: No sé lo que hice el último verano Ahora sí, bebed con moderación hasta mi siguiente entrada. 😉